jueves, 28 de mayo de 2009

Elefantes

- Mira, ¿qué es eso de ahí?
Vuelvo la cabeza hacia el lugar indicado.
- ¡Uy! Qué pasada. Es un elefante.
- ¿Uno?
Fruncimos el ceño y miramos con más atención.
- Hay... un elefante... escondido detrás del otro. ¿Por qué lo hará?
Me llevo la mano a la barbilla, pensativa.
- Se esconde de los traficantes de marfil que intentan matarle.
- Que listo es. Espera, creo que esconde algo, ¿qué será?
- Mmmm.
Los ojos se abren como platos cuando descubro lo que esconde el elefante escondido.
- ¡Un trozo de pan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario